Toma las riendas de tu negocio con Google Analytics

Internet es un océano publicitario. Miles de empresas quieren anunciarse para dirigirse a los millones de personas que navegan cada día en páginas y espacios web. Con ello, el negocio online tiene su foco de captación a través de la página web y ésta ha de ser lo más competitiva y persuasiva posible. Hay pues dos fases fundamentales en una estrategia de marketing digital: 1) Conseguir tráfico para que los posibles clientes conozcan qué servicio o productos ofreces. 2) La página web tiene que convencer al cliente y vender por sí sola.

Para poder pulir y obtener grandes resultados en las dos fases, hay que manejar, controlar y estudiar con detenimiento el tráfico web a través de la herramienta Google Analytics.

¿Qué hay que tener en cuenta en la analítica web para extraer conclusiones claras de cara a tu negocio?

Determinar de dónde viene el tráfico: fuentes y medio. Hay que saber perfectamente por dónde han encontrado los usuarios tu web. Si ha sido a través de Google, Facebook, una acción de email marketing, etc. Y además, compararlo con las ventas y/o conversiones obtenidas mediante la web. Es decir, de todo el tráfico que hemos obtenido en un mes, cuántos nos han comprado y en que % vienen de un canal u otro. Así, podremos tomar decisiones para potenciar más la estrategia de Posicionamiento SEO, SEM, Redes Sociales, Email Marketing, etc.

Analizar el comportamiento de los posibles clientes en la web. Una vez que damos a conocer nuestra web y conseguimos atraer a nuestro público objetivo, llega la hora de convencer de por qué nosotros. Gracias a Analytics podemos conseguir saber cuáles son las páginas más visitadas, las que más gustan, el tiempo medio de duración de las vistas, en qué página abandonan los usuarios la web, zonas calientes, etc. Conociendo qué gusta más y qué gusta menos en nuestra web, podremos hacer los cambios oportunos para que nuestra página sea lo más persuasiva y amigable posible de cara a nuestros clientes potenciales.

Tomar decisiones y seguir midiendo. Conociendo las fortalezas y debilidades de nuestras fuentes de tráfico así como de nuestra página web, podremos tomar decisiones a corto plazo y continuar midiendo para estar siempre alerta a los cambios de comportamiento de nuestro público objetivo. Lo que ha funcionado un mes, puede que al siguiente deje de ser tan efectivo, por lo que si el comportamiento de la gente varía, los negocios digitales han de actualizarse a la par.

Para aprender más sobre la herramienta Google Analytics podéis hacer clic aquí.

google-plusgoogle-plus