El tiempo de permanencia que un usuario está en la web es muy importante. Gracias a la herramienta de Google: Google Analytics podemos ver el tiempo que el usuario está en nuestra web, y no sólo eso, también nos da información de dónde ha venido y qué contenido de nuestra web le interesa más. Pero sobre todo tenemos que ver si son muchos los usuarios que al acceder a nuestra web se van igual que han entrado.

¿Qué es la tasa de rebote y qué supone para el SEO?

Cuando se habla de tasa de rebote: se trata de un usuario que visita una web o una página dentro de la web y a continuación se marcha sin haber interactuado ni visitado ninguna otra página más. En este momento se contabiliza como una visita “rebotada”.  La duración de una visita en una web se llama: tiempo de permanencia y tiene una estrecha relación con el engagement del usuario.

Por ello para tener una visión global del comportamiento de un usuario en nuestra web es necesario analizar de forma conjunta la tasa de rebote, junto con el tiempo de permanencia. Actualmente el tiempo de permanencia en una web se está convirtiendo en un elemento a analizar para determinar el engagement. Parece lógico, que cuanto más tiempo le dedicamos a ver algo, un producto o servicio, a informarnos sobre algo es por que estamos realmente interesados en ello o sentimos cierta motivación hacia ello.

No podemos olvidar, que, aún que sigamos las normas de Google para adaptar la web todo lo posible a sus requisitos y esquemas, será el usuario quien determine lo mucho o poco que les interesa algo (esa predisposición positiva o negativa la puedes conseguir con tu web). Por lo que contar con tiempos bajos de permanencia en una página puede indicar que no se está captando de manera adecuada al usuario.Es decir que el contenido de nuestra web no le parece lo suficientemente interesante como para quedarse. De igual manera debe alarmarnos si nos encontramos con un porcentaje muy alto en cuanto a la tasa de rebote.(Aproximadamente a partir de un 55%)

Es importante apoyarse en las métricas que nos ofrecen herramientas como Google Analytics para poder trabajar sobre nuestra página web y mejorar esos datos. Ahí es donde entran diferentes departamentos que tienen que ir de la mano para que la web funcione de forma adecuada y plantearnos preguntas sobre lo qué está pasando para que nuestros usuarios salgan corriendo de la web.  ¿Tienes botones de llamada a la acción? ¿Cuenta con un logotipo visible? ¿La tipografía que hemos elegido es clara y legible? ¿la información está estructurada o está a la deriva en la web? ¿Tiene páginas interiores? ¿Está adaptado a móviles? La usabilidad actualmente es un aspecto fundamental que tanto Google como los usuarios valoran de forma muy positiva a la hora de entrar en una web.

Pues bien, todos estos aspectos además de conseguir un mayor número de conversiones conseguirás gustar más a Google y que por tanto tu página aparezca de las primeras en el buscador.Pero mas allá de Google lo fundamental son los usuarios, que tengan una buena experiencia cuando visitan tu web y que con ello terminen comprando tus productos, contratando sus servicios, al fin y al cabo aumentar tus ventas ofrezcas lo que ofrezcas.