Esta acción se puede realizar cuando se cambia la web de dominio y hay que avisar tanto a Google como a los usuarios de que la web es la misma. De esta manera no perderás las visitas y se tratará de mantener el posicionamiento web que se había conseguido. También cuando tienes varias extensiones del mismo dominio comprado y quieres que cuando escribas cualquiera de ellas, llegues a la web sin problema.

Para eso se hace necesario realizar una redirección 301.

¿Qué es una redirección 301?

Para los que no conozcan su significado, una redirección 301redirect 301 es un comando programado que lo único que hace es enviar tanto a los usuarios como a los robots de los buscadores de una URL a otra URL distinta.

Además no existen varios tipos de redirecciones:

  • Redirecciones 301: Un redireccionamiento permanente, se encargan de indicar que el contenido de una web antigua se encuentra de forma permanente en una nueva url. Esto servirá para que los buscadores dejen de tener en cuenta el dominio antiguo y traspasen el 90% del SEO de la url anterior a la nueva.
  • Redirecciones 302: Se define como una redirección temporal. Con esto estamos indicando que el contenido de una URL antigua se va a mover temporalmente a una nueva URL, pero no se traspasa la fuerza del SEO.

¿Cuándo se deben usar las redirecciones 301?

Existen varios motivos en los que se recomiendan hacer este tipo de redirecciones, a continuación os nombramos unos cuantos:

  • Contenido duplicado en varias urls de tu web.
  • Modificar las URLs del mismo dominio, redirigir las URLs antiguas correspondientes a cada servicio con las nuevas.
  • El contenido de una URL se ha quedado antiguo y quieres crear una URL con contenido novedoso y sustituirlo.
  • Caducidad de un producto y se ha creado uno nuevo.
  • Cambio de contenido de un dominio a otro.

Además de estos casos, las redirecciones son importantes para no perder el Posicionamiento SEO de cada URL. Si quieres eliminar una URL que tiene fuerza SEO y ha recibido muchos enlaces, realiza una redirección 301 para no perder el posicionamiento SEO.

_1

¿Cómo hacer una Redirección 301?

Existen varias maneras a la hora de hacer Redirecciones, pero lo más recomendable es seguir las directrices que marca Google y en este caso para nosotros también es la más recomendable, modificar el fichero .htaccess

El archivo .htaccess se encuentra en la carpeta raíz de tu servidor, por lo que se puede acceder a este a través del FTP o del gestor de archivos que proporciona el hosting y permite cambiar la configuración del servidor.

Para trabajar el .htaccess es necesario conocer los distintos redireccionamientos que se pueden realizar. Si necesitas hacer una redirección web hay que editar el archivo htaccess. Puedes abrirlo con un editor de texto o un editor HTML. Una vez abierto, se añade una línea. Existen dos tipos de redirecciones 301, así que la línea dependerá de la clase de redirección. Las variantes son estas.

Para poder realizar modificaciones en el .htaccess, es necesario activar dentro del mismo la función RewriteRule.

1. Redirección 301 de todo un dominio:

Para mover de un dominio a un dominio nuevo, con la misma estructura de URLs, se deberá añadir en el .htaccess lo siguiente:

Redirect 301 /http://nuevodominio.com/

Si quieres mover el dominio al completo a la raíz del dominio nuevo, se deberá añadir lo siguiente:

RedirectMatch 301 ^(.*)$ http://nuevodominio.com/

2. Redireccionamiento de un Directorio:

Para mover un directorio sin perder la estructura que cuelga de este, se debe añadir lo siguiente:

Redirect 301  /antiguo-directorio/   http://dominio.com/nuevo-directorio/

3. Redirección 301 de una Página:

Este es el caso más habitual y más sencillo, se redirige una página a otra:

Redirect 301   /pagina-antigua/   http://dominio.com/pagina-nueva/

Si las redirección 301 se realizan correctamente, un 90% de la fuerza SEO no se perderá, ¡no te olvides de hacerla cuando hagas el cambio!