¿Conoces el concepto neuromarketing?

Hoy en día se estima que el 85% de las decisiones que tomamos en nuestra vida cotidiana se toman de manera subconsciente y sólo el 15% se toman de manera consciente. De tal modo que el neuromarketing lo que pretende es conocer y comprender los niveles de atención que muestran las personas a diferentes estímulos.

¿Te has fijado en la cantidad masiva de publicidad que nos invade hoy en día? Este aluvión es completamente normal y además lo hace de muchas formas, en muchos momentos, intrusivamente  e incluso, podríamos decir, con falta de sutileza.

Las empresas están dejando de lado la publicidad tradicional para dar a conocer sus productos, marcas o servicios.

 

Definición de Neuromarketing

Podemos definir el neuromarketing como la aplicación de las técnicas de la neurociencia en el marketing.

Es el empleo de tecnología para medir la actividad cerebral de los consumidores y así poder emplear esa información para saber comunicar los productos o servicios de mejor manera. No se pretende manipular al consumidor, todo lo contrario. Se trata de comprender más y mejor a las personas.

Esta disciplina nos permite conocer no sólo los mensajes de marketing más efectivos, sino también cuáles son los productos preferidos por los consumidores y por qué. Por primera vez, las marcas pueden adentrarse en el 85% de las decisiones subconscientes para entender qué es lo que piensa el consumidor

 

La mente del consumidor: Claves para aplicar el Neuromarketing a la estrategia comercial

 

  1. Los ojos del usuario no engañan

Saber qué mira el usuario es la clave para cualquier marca, empresa o compañía publicitaria. Los anuncios de televisión están pensados para dirigir la vista hacia lo que ellos quieren.

En el ámbito online hay programas que hacen mapas de calor del recorrido o los puntos de la web donde se detiene el usuario.

 

  1. Menos es más

Cuánto más sencillo es un producto más nos atrae.

El neuromarketing sirve para promocionar productos sencillos o hacer sencillo un producto que hasta ahora no lo parecía.

 

  1. Renueva tu idea

Estimula las emociones de los consumidores. Siempre se puede hacer más apetecible un producto, la clave está en la creatividad. A muy poca gente, por no decir a nadie, le atrae la imagen de un brote de brócoli en el plato pero ¿y si nos ponen ese brote cubierto de queso fundido?  Te está entrando hambre ¿verdad?

Ahí está la clave.

brócoli con philadelphia

 

  1. El cerebro necesita tocar para creer

Todos sabemos que es más difícil vender algo intangible que algo que se pueda tocar. Por ejemplo, cuando compras un antivirus o software te da la impresión de no haber comprado nada ya que haces la transacción vía online pero no recibes ningún CD como pasaba antes.

 

  1. Dispersión de elementos

Los hombres y las mujeres tenemos una visión diferente de las cosas, en lo referente a lo físico, en cómo vemos realmente las cosas que nos rodean.

Tanto los hombres como las mujeres vemos el entorno de manera diferente, es una visión viciada por la evolución y los roles que hemos cumplido cada uno durante miles de años de evolución.

  • Mujeres: Visión panorámica. Tienen un radio de visión más amplio
  • Hombres: Visión túnel: Sólo ven lo que tienen delante.

Ahí es donde reside la diferencia cuando un anuncio publicitario va dirigido a hombres o a mujeres.

 

  1. Imágenes y metáforas

El cerebro del ser humano relaciona los productos que ve con las imágenes que ya tiene en el  subconsciente.

Las empresas se han dado cuenta de la importancia que tiene el subconsciente en la toma de decisiones de los consumidores y por eso tratan de crear experiencias que lleguen al subconsciente de los posibles consumidores.

Un ejemplo claro y muy curioso es cómo ven los niños los productos de limpieza. Aquí podemos ver cómo incluso el cerebro de un niño funciona asimilando formas.

 

cómo ven los niños los productos de limpieza

  1. Emociones y buen humor

Para que un estímulo cale profundamente en nuestro cerebro es necesario que primero éste se relaje. Una vez que lo ha hecho, aumenta el aporte de oxígeno en el cerebro y se abre para captar nuevos estímulos.

Justo en ese momento de relajación y estado de calma es más fácil que acabemos comprando ese producto que está generando nuestro estado de calma, relajación, diversión o buen humor.

 

¿Qué os ha parecido esto del neuromarketing? ¿Sencillo? Ahora podéis entender un poco más la mente humana y  utilizar alguna de estas claves a la hora de aplicar vuestra estrategia comercial.