El remarketing puede ser una estrategia muy útil, sin embargo, si no se gestiona de manera adecuada puede llegar a resultar molesto para los usuarios a quienes se les aparece.

Primero de todo vamos a explicar en qué consiste el Remarketing: se trata de mostrar un anuncio a un visitante que ya ha tenido algún tipo de contacto con nuestra marca, el contacto puede ser a través de la web, que ya la haya visitado en otras ocasiones, o bien que haya tenido algún tipo de contacto con la marca a través de las redes sociales.

Es decir, que el usuario haya hecho clic en algún link en concreto que tenía asociado una cookie implica que quedará incluido en una lista que luego se utilizará a la hora de realizar la campaña.

A partir del momento en el que el usuario realiza cualquier tipo de interacción que denota cierto interés en la web, comienza una secuencia, en la que el anuncio “sigue” al usuario por el mero hecho de haber mostrado interés en esa marca. Sin embargo, puede ser un arma de doble filo y por ello queremos dejar algunos consejos para poder sacarle el máximo partido a la campaña de remarketing.

El proceso por tanto que se sigue se puede explicar rápidamente en 3 puntos:

  1. Un posible cliente realiza una visita a la web.
  2. El usuario queda “marcado” por una cookie que previamente ha tenido que aceptar quedando así agregado a la lista que posteriormente se utilizará para el remarketing (los parámetros de dicha lista han quedado definidos previamente).
  3. La campaña que se realiza va dirigida a dicha lista preestablecida y solo les aparecerá a los usuarios que forman parte de ella.

4 consejos para gestionar tu campaña en Google Ads:

  1. Evitar el contacto con aquellos usuarios que no estén interesados. Si vemos que el usuario no ha mostrado ningún tipo de interés por el producto o servicio que ofrecemos es improbable que se lleva a cabo una conversión, por mucho que mediante la campaña de remarketing le ofrezcamos ofertas o descuentos.
  2. Escoge la audiencia adecuada, para ello es necesario realizar una labor de análisis y segmentación de nuestro público, para conseguir acortar quiénes son las personas a las que realmente podemos atraer y conseguir que cumplan algunos de nuestros objetivos.
  3. Utiliza herramientas de evaluación del contenido e interacción. Para ello existen herramientas como Google Analytics que nos ofrecen una visión completa de las interacciones o cualquier tipo de acción que lleve el usuario con el contenido en la web. Pudiendo así ofrecerles un contenido mucho más adaptado a sus necesidades.
  4. Añade valor. Cuando se trata de una campaña de remarketing es fundamental saber cuál es el momento adecuado y como ha de realizarse la campaña. Para ello, es muy importante ser conocedor de cuál es el ciclo de la venta de nuestro producto.

Por tanto, recapitulemos, antes de realizar una campaña de remarketing (y en general cualquier campaña) es fundamental hacemos un análisis que nos permita conocer quiénes son nuestros potenciales clientes. Lo importante y lo que determinará el éxito de una campaña será la elección del público al que nos dirigimos.