Todo el mundo conoce o tiene perfil en todas o al menos, alguna de las redes sociales. Sin embargo, no todos tenemos claro el mejor uso y qué estrategia llevar a cabo si eres una empresa y tienes intención de mejorar tu negocio a través del social media. Con ello, vamos a desgranar a continuación las ventajas y desventajas que una empresa tiene que tener en cuenta.

¿Qué son las redes sociales o el social media?

Son plataformas de conexión e intercambio entre usuarios a nivel global, donde se permite compartir contenido a cualquier hora y desde cualquier lugar. Son los propios usuarios quienes forman y conforman la estructura de las plataformas. Con el continuo avance y las diferentes modas que cambian cada día, el 2018 se está presentando como un año clave en la toma de decisiones de las empresas.

Ventajas de las redes sociales para empresas

1. Visibilidad de marca

Facebook, Instagram, Twitter, Youtube o LinkedIn, tienen entre todas millones de usuarios que cada día comparten, dan a me gustan e interaccionan con los contenidos. Las empresas que con ello se muestran activas y, sobre todo, atractivas, consiguen que su marca sea cada vez más reconocida y tenga más visitas, tanto sus perfiles sociales como su página web

2. Difundir los contenidos de la empresa

Tanto la actualidad de la empresa como los servicios o productos que se ofrecen, tienen muy fácil y rápida difusión gracias a las redes sociales. Si, por ejemplo, tienes una tienda online de ropa, puedes publicar un post en Instagram de un nuevo producto y alcanzar muy rápido y fácil a miles de usuarios.

3. Fidelizar: contacto directo con los clientes

Se acabaron los emails y las llamadas impersonales. Las redes sociales posibilitan el trato directo con los clientes. Esto ayuda a tener un trato más cercano y, con ello, a que se logre fidelizar mucho más con los clientes.

4. Asociarlo al blog y poder difundir contenidos de calidad

El nexo de unión entre la web y las redes es el Blog. Todos los contenidos y artículos que se publican en la página web a través del blog se pueden compartir muy fácil enlas redes, lo que hace que la difusión sea mucho mayor.

5. Mejorar la reputación de la empresa: reseñas y número de seguidores

Cada vez más los internautas se fían más de las recomendaciones que otros usuarios han dado a las marcas. A mayor popularidad y reseñas positivas, más confianza te da la marca. Si, encima, esa marca goza de miles de seguidores que acompañan a las reseñas positivas, la posibilidad de confiar en esa marca es altísima.

6. Estudiar la competencia

Y por qué no decirlo, las RRSS es un escaparate perfecto para todos, y también para tus competidores. Ello te permite observar y estudiar qué aspectos está haciendo bien tu competencia que pueda darte ideas para mejorar.

 

Desventajas de las redes sociales para empresas

1. Luchar contra los haters y malas críticas

Es nuestro mayor miedo. Pero no se puede pretender meterte en un charco y no mojarte. Es normal recibir críticas, e incluso muchas veces injustificadas. Es el peaje que hay que pagar por ser visible. Muchos usuarios desahogarán toda su furia contra ti de manera irracional. Lo que siempre hay que hacer es dar la cara y responder educadamente exponiendo el problema. De ese modo, el resto de lectores verán lo desproporcionado de la crítica de nuestro “hater”.

2. Monetizar a corto plazo el trabajo y dedicación

Si quieres sacar rentabilidad monetaria a corto plazo, las redes sociales son el canal adecuado. Una buena estrategia social media sirve para rentabilizar un proyecto a largo plazo. Trabajar la imagen de marca no es un aspecto que de beneficios de forma inmediata. Hay que invertir dinero y, sobre todo, tiempo, sin esperar retorno a corto y medio plazo.

3. Hay que invertir por adquirir reputación y no siempre se ve retorno claro

Para ganar fans, sobre todo al inicio de la estrategia, es imprescindible hacer campañas de pago por CPC. El objetivo es dar a conocer tu marca y conseguir que tus clientes potenciales vean e interacciones con tus post. Para ello hay que destinarle al mes una inversión y no pretender ver retorno inmediato, sino construir las bases.

4. Exige un mantenimiento casi diario

O no estás en las redes, o estás bien. Pero no se puede pretender hacer una publicación sólo de vez en cuando. Tus clientes y posibles clientes están siguiendo tus redes sociales. Tienes que tener un ritmo adecuado de publicación. No hay que pasarse, pero sí mínimo todas las semanas colgar publicaciones. Hay herramientas que te permiten optimizar el tiempo de gestión de las redes sociales.

Recordad, las redes sociales ayudan mucho en la estrategia digital, pero sólo si se hacen bien y el tiempo que se emplea está bien aprovechado. Si no, pueden ser contraproducentes. Por ello, es fundamental tomar la decisión clave: o no lo hacemos, ¡o vamos a por todas!